La Era de la Experiencia ¿Te quiere tanto tu iPhone cómo tú a él?

La Era de la Experiencia ¿Te quiere tanto tu iPhone cómo tú a él?

Hola cliente, bienvenido a una nueva década de innovación centrada en el ser humano y en satisfacer sus infinitas necesidades, ¡bienvenido a la Era de la Experiencia! Ahora más que nunca las empresas buscan una diferenciación frente a sus competidores que les permita ser elegidos. De forma cada vez más frecuente, intentan hacerlo a través de estrategias centradas en el lado sensitivo o emocional del cliente.

Nos encontramos en un mercado cada vez más competitivo, con un consumidor cada vez más exigente e informado, donde éste no sólo pretende satisfacer sus necesidades básicas, busca además la satisfacción de necesidades psicológicas, relacionadas con sus sentimientos y sus deseos. Y ahí es donde aparece el desafío del marketing: conocer al consumidor, detectar un problema y ofrecerle una solución.

Sólo conociendo al cliente, entendiendo como razona e incluso explorando su subconsciente, se pueden entablar vínculos emocionales con él. Pero en este caso, tú eres el cliente; el conocido, entendido y explorado cliente. Sabrás que no existen decisiones 100% objetivas o racionales y que tus emociones ejercen un gran poder en la decisión de compra.

Búsqueda de relaciones duraderas

El enfoque transaccional está perdiendo presencia, la mayoría de las empresas pretenden llevar a cabo un marketing relacional que les permita establecer relaciones duraderas con sus clientes. Esto ocurre básicamente, porque resulta menos caro conservar un cliente que conseguir uno nuevo. Las conexiones a largo plazo son fruto de una cuidada comunicación y un trato más personal e individualizado. Las empresas buscan la fidelización, y lo consiguen: hay clientes que muestran una mayor fidelidad a las marcas que en sus relaciones (esperamos que no sea tu caso). Cabe destacar que la era digital en la que nos encontramos, para nada está reñida con las emociones y sentimientos. El fin de las empresas es acercarse a su público humanizando cada vez más la marca. Pero como clientes, ¿somos conscientes? A todo ser humano le gusta sentirse cuidado, y eso es lo que intentan transmitir las grandes marcas, que se preocupan por ti.

Mkt experiencial

Es muy probable que seas miembro de una o varias comunidades de marca. Algunas como Apple, Play Station, Red Bull, Starbucks, Harley Davidson o Jordan han hecho muy bien su trabajo en este sentido. Sus clientes son fieles y se sienten estrechamente vinculados con la marca. Esta conexión cliente-marca hace complicado pensar que se llegue a  “engañar” a la marca con alguno de sus competidores.

¿Podemos afirmar entonces que un cliente satisfecho es un cliente fiel? No es tan fácil como eso. Como hemos dicho, el consumidor es cada vez más exigente, esto obliga a las empresas a estar siempre alerta. Por muy bien que estén haciendo su trabajo siempre puede aparecer un competidor y hacerlo igual de bien y a un precio menor, ahí es cuando se pone realmente a prueba al cliente fiel.

Estamos ante una constante exposición de persuasivos estímulos publicitarios y no lo podemos negar, somos bastante influenciables. Por eso debemos destacar la tendencia actual, contra la que es más difícil competir: La Era de la Experiencia.

Marketing experiencial

Ya no estamos hablando de la compra de un producto, en este caso el cliente adquiere más que eso. La empresa trata de sorprenderte, estás comprando una experiencia, eres testigo de la transición de producto a servicio.

Al crear una experiencia de la que el cliente es participe o protagonista, se logra un momento mágico cliente-empresa difícilmente superable. Solo una vez que la empresa conozca a su público puede elegir el tono, mensaje y canal que crea que puede impactar de esta forma. Pues bien, ha llegado el momento, la empresa ya te conoce, quiere cautivarte, y quiere hacerlo a lo grande. Aquí te dejamos un ejemplo de ello.

Win-Win

El marketing experiencial busca emocionarte, conectar contigo de una manera positiva difícil del olvidar. En este caso ambos ganáis: tú como cliente eres el centro de esa acción y lo son tus emociones y, al mismo tiempo, la empresa consigue crear un valor diferencial. Este vínculo emocional hará que conectes con la empresa y que la asocies con un recuerdo agradable. Difícil competir contra eso ¿verdad?

Si como cliente te estás preguntando cuál es la fórmula mágica del marketing experiencial, te diremos que no la hay. Hay que encontrar una estrategia que permita transmitir la personalidad y valores de la marca y que además consiga emocionarte. Pero se deben tener en cuenta ciertas cosas:

  • Tú como cliente eres el centro
  • La creatividad es la clave
  • La digitalización puede ser un buen aliado
  • Es importante que se consiga humanizar la marca.

Por otro lado, si como empresa te estás planteando llevar a cabo esta estrategia de marketing, desde Covershot te animamos a ello y esperamos que este artículo te haya servido e inspirado.